Home » Noticias » El escote a examen. El gran olvidado de nuestra belleza diaria

El escote a examen. El gran olvidado de nuestra belleza diaria

Un escote bonito puede convertirse en el centro de todas las miradas sin embargo, es también una de las zonas del cuerpo que menos cuidamos en nuestra rutina diaria. Para intentar invertir esa tendencia, hoy quiero daros algunos consejos para el cuidado de esta zona, y recomendaros los tratamientos localizados más efectivos.

escote-2

 

Frágil y vulnerable, la piel del escote es una de las primeras en manifestar los signos del envejecimiento. El paso del tiempo, el exceso de sol y la sobrecarga de la piel de la zona, que recoge el peso del pecho cuando se duerme de lado, favorecen la aparición de arrugas, rojeces, manchas y flacidez.

 

La piel del escote es mucho más fina y delicada que la de otras zonas del cuerpo y presenta una cantidad menor de glándulas sebáceas, por lo que la deshidratación se acelera.
Aquí apuntamos los 2 problemas más comunes que puede sufrir la piel del escote y los tratamientos que proponemos para paliar cada uno de ellos de una forma segura, rápida y eficaz.

 

  1. Arrugas y Flacidez

Uno de los efectos del fotoenvejecimiento es la ruptura de las fibras de colágeno, lo que produce la flacidez cutánea, una piel apergaminada, con arrugas finas y con falta de tono.

 

Debido a la distribución vascular, el poder de regeneración de esta piel es mucho menor que en otras zonas, lo que unido a que esta piel tiene una densidad de colágeno reducida, hace que sea más propensa al deterioro precoz. Las arrugas que producimos al dormir de lado por el peso de los senos también se van marcando a lo largo de los años y deteriorando el aspecto de esta zona.

 

El mejor tratamiento para estos problemas es Ultherapy que, en su aplicación específica de esta zona, trabaja a través de ultrasonidos focalizados a 3 profundidades de 4.5 mm, 3.0 mm y 1,5 mm. Con este equipo vamos a conseguir reafirmar la piel, hacerla más densa y tersa y paliar las arrugas locales. Una única sesión de 50 minutos, sin preparación previa ni recuperación posterior, es suficiente para obtener excelentes resultados durante un año.

 

  1. Manchas

La zona del escote produce una escasa cantidad de melanocitos por lo que hay menos melanina para proteger de forma natural esta zona del sol, de ahí la importancia de usar una fotoprotección muy alta.

 

Las manchas que aparecen en el escote tienen su origen en el exceso de sol, y son conocidas como léntigos. Para prevenir su aparición debemos utilizar cremas de protección solar, tanto si vamos a exponernos directamente al sol como cuando utilicemos prendas que dejen al descubierto el escote. Si realizamos deporte al aire libre en otoño o invierno, también debemos cumplir con esta norma.

 

Cuando estas manchas están instaladas es posible eliminarlas mediante Luz Pulsada Intensa (IPL). Este tratamiento se basa en flashes cortos de luz muy brillante que destruyen las manchas sin dañar el tejido de alrededor. Con él conseguimos un tono homogéneo, la eliminación de las manchas y un aspecto más joven.

 

 escote-1

Además, una sobreexposición al sol en la zona del escote deriva en la dilatación de capilares, ya que el sol lesiona las arañas vasculares de la dermis, dilatándolas y haciéndolas visibles en forma de rojeces localizadas o difusas. Este problema también se puede revertir con luz pulsada intensa.

 

Recuerda que los meses de otoño e invierno son los más apropiados para poner a punto estas zonas que en los meses de calor dejaremos más visibles.

 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies

ACEPTAR